Navigation close button

RESTAURANTE


Apapacho, de origen náhuatl

“Acariciar con el alma”

Apapachar está considerada como la palabra más bella del castellano, describe el relevante impulso de cuidar, abrazar, curar y transmitir con la energía del corazón. De esta manera en Restaurante Apapacho queremos honrar el significado de esta palabra transmitiendo una agradable combinación de cocina de calidad y atención al cliente, en un entorno de cercanía y comodidad.

Brasa y producto

Una carta en constante evolución

Un trato familiar, nada encorsetado, es la antesala a nuestra cocina de producto y brasa, que cambia con cada nueva estación. La carta, de la que destacamos la Txuleta de vaca madurada, patatas y ensalada de lechugas o la Tarta cremosa de queso, se completa con platos de temporada como el Pichón con dos moles, la Sopa de tortilla, la Ensalada de tomates y su emulsión fría o el Bonito Estilo Apapacho.

Apapacho en Valencia

Última parada del recorrido

Ana Llopis, jefa de sala
Cuando se abren las puertas de Restaurante Apapacho, para Ana, empieza la función. Ella es la directora de orquesta, la mano invisible que marca el ritmo en la sala: una cadencia perfecta de luces, sonidos y aromas. Su propósito, que el comensal se sienta relajado y feliz.

En Basque Culinary Center, Ana se especializó en Innovación y Gestión de Restaurantes y Sumillería y Enomarketing. Aprendió de los mejores, desde Mugaritz al restaurante familiar donde ha crecido y ha querido tanto.

Oscar Pecero, jefe de cocina
De pequeño, Oscar descubrió la cocina porque le encantaba comer. De su Tampico natal, guarda muchos recuerdos siempre relacionados con una buena mesa: cuando su abuela le enseñaba a cocinar al volver de la escuela, cuando en la noche cocinaba él para sus padres, cuando la familia salía a celebrar, las barbacoas… La cultura mexicana tiene hondas raíces en su gastronomía.

Oscar estudió en la escuela gastronómica de Tampico e inició su carrera en San Sebastián: Café La Concha, La Madamme, Ni neu, Bodegón Alejandro y Topa Sukalderia.